El País de “LO MÁS”

Déjame que te cuente:

Hace unos años, muchos años, que emprendí un viaje hacia el país de “LO MÁS”. Ya en mi tierna infancia escuchaba a mis padres hablar con mis hermanos del dichoso país. Que si en “LO MÁS” esto, que si lo otro…..que si llegas allí el éxito está asegurado… que si allí tendrás todo el dinero que necesites….y lo más importante….que allí….con todo lo mencionado….hallarás la felicidad.

Cuando fui creciendo y el mensaje se dirigía concretamente a mi, ya era yo un poquito más mayor, 7 u 8 años, me decían que también debía dirigirme a “LO MÁS”, que no debía conformarme con quedarme allí. Pero que para conseguir llegar hasta allí debía esforzarme mucho….mucho mucho…..siempre más. Y mis padres empezaron la instrucción y preparación para seguir el camino correcto:

– Debes sacar mejor nota, ¡Tú Puedes!…

– Debes escucharme, es tu deber, soy tu madre…

– Debes comprender qué está pasando…

– Debes entender el lugar que ocupas, y quién está primero…

– Debes ser la perfección como progenitor y educar bien a tus hijos…

– Debes ser el mejor vástago, obedecer y posteriormente cuidar bien de tus padres…

– Debes entender que soy mayor…

– Si tu pareja no va bien, debes saber que a lo mejor es culpa tuya…

– Debes ser un ejemplo en la comunidad y que no hablen mal de ti…

– Debes hacer que tus hermanos se sientan orgullosos de ti, pues a ellos les debes tus enseñanzas

– Debes estar siempre para tus hermanos, escuchar a los pequeños, obedecer a los mayores y ayudarles a todos si te necesitan…

….

Debes, debes, debes…seria bueno que….lo mejor es que….

Durante mucho tiempo se me entrenó, educó e instruyó para llegar al país de “LO MÁS”.

Un buen día emprendí mi viaje, ya no necesitaba que nadie me enseñara qué necesitaba para llegar a “LO MÁS”. Mis recuerdos y entrenamiento instaurado en mi mente se encargaban constantemente de decirme que “debía hacer”.

Para llegar a “LO MÁS”, debía pasar por algunos lugares y superar en cada uno de ellos una prueba….una sola prueba….lo mejor que pudiera. Así pues al llegar a “ESTUDIAR” debía aprender lo máximo que pudiera; en “TRABAJAR” debía hacer lo que se necesitara lo mejor que pudiera; en “FAMILIA” debía estar siempre que me necesitaran, arroparlos, cuidarlos, y aunque marchara….debía volver cada vez que me llamaran; en “PAREJA” debía amar y entregarme en pro de su felicidad; en “PATERNIDAD” debía dar la vida por los hijos y procurar su felicidad; en “AMISTAD” no debía defraudar nunca y estar siempre que me necesitaran.

Sólo después de recorrer estos seis lugares y cumplir estas pruebas hallaría el camino hacia “LO MÁS” y mi vida se colmaría de éxito, abundancia y felicidad.

Hasta hoy me he pasado media vida viajando de uno a otro de estos lugares cumpliendo una sola prueba infinita que jamás se da por acabada, incluso a veces, teniendo que estar en dos, tres, cuatro, o todos estos lugares a la vez porque me entrenaron muy bien.

Hoy me salí de la ruta….hoy me he quedado en un vacío espacio/tiempo.

Desde aquí fuera puedo verme…..es curioso…..es como si viera una película….desde aquí fuera aún puedo verme allí. Estoy en “TRABAJO”…uy….y en “FAMILIA”….y en “PAREJA”….vaya….estoy también en “AMISTAD”….y en “ESTUDIO” y “PATERNIDAD”…..Puedo verme en todos sitios intentando pasar la famosa prueba…y desde aquí veo….un momento….¿qué es eso?…..desde aquí fuera veo algo que nunca antes había visto.  En “TRABAJO” mientras yo intento pasar la prueba y utilizo mi mente para ayudarme a conseguirlo, a mi alrededor, actúan como si se tratara de un altavoz que repito todo lo que yo me digo pero aún más fuerte e intenso. De este modo, todos a mi alrededor esperan lo que yo me digo (¿recuerdas?…debes…debes…debes….). Pero bueno…..¿porqué?…..¿porqué se enfadan cuando callo mi mente o me digo otra cosa?.

Es curioso….desde aquí puedo ver que en todos los lugares ocurre lo mismo….en todos…Como si de un espejo se tratara el entorno me muestra los pensamientos que mi mente repite inconscientemente pero amplificados, multiplicados, como hace un altavoz…

Pero un momento…¿qué ocurre en “PATERNIDAD”?…..¡Oh no!….estoy instruyendo a mis hijos en el debes esto, debes lo otro…¡oh no!…No quiero que mis hijos se sientan con el deber de ir hacia “LO MÁS”, en todo caso, si deciden ir…que sea porque ellos quieran….como ellos quieran….hasta cuando ellos quieran….y hasta cuánto ellos quieran…¿Y cómo puedo lograrlo?….

Hoy decido cambiar mi ruta y visitar otros lugares. Aquí hay un letrero:

Viajaré por estos lugares sin esperar ninguna prueba…ninguna meta….aprendiendo lo que me quieran enseñar….Y cuando sienta que ha llegado el momento volveré a explicar mi experiencia a “PATERNIDAD”….les contaré a mis hijos que aprendí….que sentí….y qué viví….Y dejaré que lo aprendido me guíe por los distintos lugares que dicen que te llevan a “LO MÁS”….ya veréis si llego.

Y colorín colorado ¿esta historia te ha gustado?

Autora: Pilar Tobias